NOTA 3En los últimos años, ha ocurrido un crecimiento exponencial de las denominadas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Según un estudio realizado por la consultora Cisco, Argentina es uno de los países de Latinoamérica con mayor cantidad de personas con acceso a Internet a través de conexiones de banda ancha. En nuestro país, el 80% de los chicos y chicas a partir de los 12 años tiene celular y este porcentaje llega al 90% entre los jóvenes de 15 a 18 años, según lo estableció la Asociación Civil Chicos.net, en un informe publicado en abril del 2009.

Ya nadie cuestiona la importancia del uso de Internet con fines educativos ni su valor como medio de comunicación, así como tampoco la utilidad de la telefonía celular. Pero han surgido nuevas conductas altamente peligrosas, sobre todo para aquellos niños y niñas adolescentes que acceden a las TIC sin el debido control por parte de sus padres. Una de ellas es el ciberacoso sexual o grooming, que consiste en acciones llevadas a cabo por un adulto a través de medios informáticos con el objeto de establecer una relación y control emocional sobre un niño, niña y/o adolescente, ganar su confianza y disminuir sus inhibiciones, a efectos de abusar sexualmente de los mismos.

Se ha incrementado también la difusión de pornografía infantil y otros temas como ciberbullying o ciberintimidación. La cuestión se torna aún más peligrosa ante la falta de normas que establezcan pautas para prevenir el accionar de los delincuentes en estos tipos de delitos. La ley 26.388 de reforma al Código Penal modificó figuras ya existentes como la pornografía infantil, dejando de lado las nuevas modalidades que han surgido. En Santa Fe y Neuquén se han presentado proyectos con estado parlamentario que abarcan algunos aspectos de esta problemática.

Con la finalidad de alertar sobre este estado de vulnerabilidad, he impulsado la Ley N° 3266, aprobada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, para implementar medidas tendientes a erradicar la violencia infantil a través de las nuevas tecnologías de información y comunicación.

Fuente: Clarín
http://edant.clarin.com/diario/2010/03/27/opinion/o-02168122.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *